¿Qué son las hojas del Rusco si es que son hojas?


Recientemente me he encontrado inmerso en un debate en uno de los blogs "amiguetes" de aquí al lado, el tema, el de casi siempre: que si la evolución es un cuento..., que si no hay pruebas..., que si todo esto es ir en contra de las sagradas escrituras etc, etc.

Ya que el post iba sobre diseño, pensé en el diseño de una de esas plantas que casi todo el mundo conoce pero que suele pasar desapercibida incluso estando presentes en jardines y en fiestas navideñas.

La planta en cuestión es el Ruscus aculeatus, el género Ruscus es una planta ampliamente difundida por el mediterráneo e incluye a 6 especies que están emparentados con las esparragueras que nos son mucho más familiares, en España se da y con una amplia distribución la especie antes mencionada.


Hasta aquí todo normal pero el rusco o ruscus a pesar de que tiene “hojas” estas no lo son ya que las verdaderas están atrofiadas y son casi imperceptibles, ni siquiera realizan la fotosíntesis, es decir no tiene hojas a pesar de que lo que se ve en la foto parecen hojas. Las "hojas" ( que no lo son ) del Rusco se denomina filoclados. De hecho sus flores y frutos surgen no del tallo como sería de esperar sino del centro del “envés” del filoclado.


Por lo que en el acalorado debate recordé esta característica ( gracias también a un profesor de Botánica) y pensé..., vaya "peasso" de ejemplo de como tan elegantemente se explica un diseño diferente por la evolución. Obviamente esta planta perdió sus hojas para luego rehacerlas pero desde otra estructura ( el tallo), las preguntas que realice y que sin duda no llegaron a ser contestadas fueron:


Primero; ¿por qué cree que el ruscus carece de hojas verdaderas?


Segundo; ¿por qué razón tiene “hojas” que no lo son?


Las perdió en algún momento de su evolución, estas adaptaciones son muy comunes en la naturaleza muchas plantas del género Cytisus o Euphorbia apenas tienen hojas y si pensamos en los cactus estos carecen de hojas por completo aunque al menos, estos si han guardado o mantenido una reminiscencia de sus redimidas hojas (sus púas). El Rusco no, probablemente las perdió tal como las muestra actualmente, es decir conspicuas e imperceptibles.

Sin embargo la situación cambió y fue preciso recuperar lo perdido, a veces uno tira cosas y no sabe cuando las va a necesitar y lo importantes o decisivas que pueden llegar a ser. Tal vez el clima se volvió más húmedo, tal vez aumentó la competencia por la luz, en cualquier caso el rusco inició un camino que le hizo recuperar lo que perdió a partir de expansiones del tallo, algo chapucero eso sí, pero elegante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario